La Biomasa consiste en el empleo de materia orgánica como fuente energética.

Por su amplia definición, la biomasa abarca un conjunto de materias orgánicas que se caracterizan por su heterogeneidad, tanto por su origen como por su naturaleza.

En el contexto energético, la biomasa puede considerarse como la materia orgánica originada en un proceso biológico, utilizable como fuente de energía.

Estos recursos biomásicos pueden agruparse de forma general en agrícolas y forestales.

Para eliminar el carácter "heterogéneo" de la biomasa y poder caracterizar la misma, con el objeto de que pueda ser utilizada en equipos de combustión, la biomasa ha de ser "valorizada" mediante tratamientos aplicados sobre el material de origen. No toda la biomasa es apta para su empleo como fuente de energía aprovechable de forma económica y sostenible (al igual que no todo el monte es orégano)